ACUPUNTURA
Medicinas alternativas

Las medicinas alternativas que, hace algunos años, sólo alcanzaban a una pequeña fracción del público europeo, suscitan hoy día un interés general. Numerosos estudios muestran que una proporción importante y creciente de la población recurre de forma regular a métodos de tratamiento que se salen del ámbito de la medicina convencional.

La acupuntura merece un lugar muy particular dentro del abanico amplio y diverso de las medicinas alternativas. Veremos porqué.

La acupuntura tiene una existencia continua en cuanto a su fundamento desde hace más de 2000 años y que aún hoy día en China sea una medicina reconocida por el Estado. La medicina china ha evolucionado para adaptarse a las necesidades del mundo moderno. Se practica en hospitales especializados que cuentan paralelamente con todos los servicios que pueden encontrarse en un hospital europeo.

Por otra parte, la medicina china tiene un campo de aplicación muy amplio, porque se practica desde hace tiempo y en el país más grande del mundo en términos demográficos. Esto le confiere una experiencia única, primero empírica y, después científica. ¿Qué otro sistema médico ha podido experimentar su farmacopea, desde hace tanto tiempo y sobre una población tan amplia?

La investigación científica apoya a la acupuntura

El acercamiento en China de la medicina tradicional y de la medicina occidental ha revelado un inmenso campo de investigación en numerosos ámbitos.

En inmunología, en el plano teórico, numerosos conceptos de Medicina Tradicional China pueden acercarse a las nociones inmunológicas que los médicos orientales habían percibido sin poder delimitar, claro está, los apoyos citológicos y bioquímicos. Los conceptos de energía sana (Zheng Qi) y de Energía alterada (Xie Qi) se hayan en el centro de estas teorías y, a partir de ahí, se han desarrollado numerosos protocolos terapéuticos experimentados desde hace siglos.

En cuanto a las enfermedades infecciosas cabe destacar que previene infecciones repetitivas por estimulación del sistema inmunológico general.

En oncología, numerosos trabajos han mostrado el interés de una asociación entre los remedios chinos que sostienen la energía sana y los tratamientos de quimioterapia o radioterapia. Esta asociación disminuye la frecuencia de aparición de efectos secundarios del tratamiento anticancerígeno o permite dosis superiores.

En dermatología, las dermatosis atópicas, como eccemas o las urticarias, particularmente en los casos crónicos o reincidentes, son sensibles al tratamiento tradicional.

También es efectiva en problemas como la soriasis, esclerodermia, úlceras, liquen, alopecia, acné…

Otros campos de aplicación:

Neuropsiquiatría: tratamiento de las cefaleas, neuralgias faciales, parálisis, estados depresivos, psicosis…

Reumatología: pliartritis, dolores artrósicos, lesiones postraumáticas…

Gastroenterología: gastritis, úlceras, dispepsia, diarrea, hepatitis agudas y crónicas…

Pneumología: asma, bronquiectasia, bronquitis crónica, insuficiencias respiratorias…

Hematología: anemia, citopenia, púrpura, síndromes hemorrágicos, síndromes mieloproliferativos…

Sumérgete en el mundo de la acupuntura

La más antigua obra clásica de la medicina que apareció en China es Huangdi Beijing, compilada entre 500-300 a.C. A modo de ejemplo citaremos unos acápites de este libro: Huang Ti, el emperador amarillo, habló de esta manera a Chi Po, su médico de cabecera: “yo que soy el jefe de un pueblo grande me encuentro preocupado porque mi gente está enferma. Por esto deseo que solo las agujas sean usadas”. Ordenó que este método sea transmitido a todas las generaciones y que las leyes relativas a él, deben ser cuidadosamente observadas por las modalidades actuales, para que el camino a la investigación quede abierto. Esto fue escrito sobre el 3000 a.C.

Concepto de acupuntura
“La acupuntura es una alternativa para la salud del hombre.”

La acupuntura consiste en una “teoría de la circulación de la energía y sus cambios”, de cómo esta “circulación” puede ser perturbada y como los consiguientes “desequilibrios energéticos” pueden corregirse.

La acupuntura consiste en insertar agujas muy finas en la piel en unos puntos determinados, elegidos según la dolencia del paciente y su constitución básica.
¿Cómo se diferencia la acupuntura de la medicina occidental?

La diferencia entre la acupuntura y la Medicina Convencional o “Alopatía” es muy grande; la base de la acupuntura se preocupa por regular “la Fuerza vital” del individuo, la energía corporal o “Chi”, es muy distinta de la base de la medicina Alopática, que intenta efectuar cambios en el cuerpo mediante sustancias químicas, la cirugía o radioactividad.

La medicina Alopática tiende a adoptar una actitud negativa hacia la capacidad curativa innata del individuo; en cambio la acupuntura cree firmemente en este poder e intenta siempre acrecentarlo. En la acupuntura las enfermedades agudas se consideran manifestaciones visibles de la fuerza vital que intenta eliminar del cuerpo las sustancias tóxicas y dañinas para nuestro organismo.

La acupuntura, considera la salud como un completo bienestar mental, emocional, social y físico; en la acupuntura los trastornos emocionales se consideran la causa principal de las enfermedades; El acupuntor considera al paciente como un individuo y los síntomas son sólo indicadores del tratamiento a seguir.

La Alopatía considera la salud, tan solo como la ausencia de síntomas clínicos; los médicos convencionales consideran los síntomas como el factor más importante y pueden incluso ignorar la individualidad del paciente.

En la acupuntura, “las enfermedades surgen al no seguir las Leyes de la naturaleza, ya sea por parte del individuo o de la sociedad”; de modo que intenta educar a la persona para que vea, en primer lugar, cómo y porqué enferma; lo cual contrasta con la medicina convencional, que considera que “las enfermedades están por factores exteriores que escapan al control del individuo”.

¿Qué enfermedades se pueden tratar con acupuntura?
Dietética
Te puede ayudar regulando tu peso corporal:
  • Retención de líquidos: en todo el cuerpo o en los miembros inferiores
  • Sobrepeso u obesidad
  • Sobrepeso por diabetes mellitus
  • Anorexia
  • Bulimia
  • A nivel de abdomen: diarreas, espasmos intestinales, meteorismo (gases), constipación (estreñimiento), digestiones lentas.
  • Hipotiroidismo
  • Edemas
  • Enfermedades comunes:
    Sistemas somáticos

    Sistema tegumentario (piel y anexos): absceso, acné, eczema, prurito (picor), psoriasis, quemaduras y sensación de ardor intenso, urticaria, herpes labial, herpes zoster, aftas, furunculosis, gingivitis…

  • Sistema óseo y articular: arteriosclerosis, artritis, artrosis, hernia discal…
  • Sistema muscular: esguince, contracturas, cervicalgia, cervicobraquialgia, atrofia muscular, calambres musculares, ciática, traumatismos, lumbago, tortícolis…
  • Sistemas viscerales:
  • Sistema digestivo: aerocolia(flatulencia), aerofagia, aerogastria, cólico, constipación (estreñimiento), diarrea, eructos, espasmos viscerales (ano, estómago, píloro, intestinal), gastralgia, gastritis, glositis, hiperclorhidria (ardores gástricos), náuseas, ulcus gástrico y duodenal, vómitos, atonia gástrica, digestiones lentas, parisitosis…
  • Sistema respiratorio: asma bronquial, enfisema, eructos, hipo, bronconeumonía, neumonía, bronquitis, faringitis, laringitis, tos, afonía, disfonía, ronquera…
  • Sistema urinario: Anuria( no orinar), disuria(dificultad), incontinencia urinaria, nefritis, cistitis, enuresis nocturna, litiasis renal, pielonefritis…
  • Sistema genital: amenorrea, hipermenorrea, dismenorrea, menstruaciones irregulares, embarazo, frigidez, impotencia, leucorrea, mastitis (inflamación pecho), trastornos de la menopausia, ovaritis, trastornos del parto, priapismo, prolapso uterino, prostatitis, espermatorrea, esterilidad, prurito vulvar, agalactia…
  • Sistema endocrino: hipotiroidismo, hipertiroidismo, insuficiencia suprarrenal, acción sobre la diabetes o pancreatitis, insuficiencia hepática, litiasis biliar, bocio…
  • Sistemas circulatorios:
  • Sistema cardiovascular: arritmia, bradicardia, hipotensión, hipertensión, varices, angina pectoris, taquicardia…
  • Sistema inmunitario y hematopoyético: anemia
  • Sistema nervioso:
  • Dolores en general, acúfenos, adinamia, astenia, afasia (problemas para hablar), angustia, anosmia, bostezos continuos, cefalea, convulsiones, depresión, irritabilidad, excitación nerviosa, epilepsia, inquietud, indecisión, histeria, neurosis, otalgia, otitis, neuralgias del trigémino, sordera, rinitis, temblores, tics nerviosos, trismos…